La cédula de habitabilidad es un documento administrativo que acredita que una vivienda cumple las condiciones mínimas de habitabilidad que prevé la normativa vigente y es apto para ser destinado a residencia de personas, sin perjuicio de que se desarrollen otras actividades autorizadas. La cédula se llama de segunda ocupación si se refiere a viviendas usadas o preexistentes. Los datos que constan en la cédula son: La dirección y ubicación de la vivienda La superficie útil de la vivienda y de las habitaciones Las estancias y los espacios que componen la vivienda El umbral máximo de ocupación La identificación y titulación de la persona técnica que certificado la habitabilidad En la cédula no figura el nombre de la persona propietaria. Se trata de un documento que acredita las condiciones objetivas de habitabilidad de una vivienda, con independencia del suyos titulares u ocupantes.